Volví a la Argentina, luego de 7 meses intensos en Brasil, y me propuse durante este tiempo «sabático» en Argentina, antes de emprender un nuevo viaje, aprovechar y visitar a esas personitas que uno tanto quiere y que, gracias a Dios, las tengo repartidas por varias ciudades. ¿Qué mejor excusa que ir a visitarlos y seguir viajando en mi propio país?

Luego de reencontrarme con mi familia y mis amigos en Buenos Aires, opté por ir a Tandil. Es una de esas ciudades que no deberías perderte y aconsejo visitar, al menos, una vez en la vida.

A tan solo 360 km de Capital Federal (5 horas en auto, 7 en micro, dependiendo de cada conductor, claro está…)  tiene mucho para ofrecer: paz y tranquilidad para quien busca escapar del caos de “la gran Ciudad” y quiere descansar en un lugar rodeado de naturaleza, realizando caminatas por las sierras, cabalgatas, paseos en bicicleta y tantas actividades más.

De los tres días que estuve, dos estuve con Bronquitis, pero por suerte me dio tiempo de recorrer bastante… De más está decir que no voy a aparecer en ninguna foto para que no sientan lástima de mi cara de enfermita.

Y como las listas siempre son buenas amigas a la hora de viajar, les dejo una pequeña reseña de los lugares que, a mi gusto, no deberían perderse:

1. La Piedra Movediza

Piedra Movediza - Foto de celular
Piedra Movediza – Foto con mi celular

Si, la típica foto de Tandil. Lo que vemos hoy es una réplica de lo que fue, originalmente, una piedra de granito de más de 300 toneladas. “Mágicamente” se mantenía en perfecto equilibrio al borde del cerro, hasta que, en 1912, se cayó. Aún se pueden apreciar los restos de la piedra original, al lado derecho de la pasarela.

En el predio funciona una feria de artesanías, vale la pena recorrer pero no tanto comprar, los precios me parecieron bastante “turísticos” comparado con lo que se puede conseguir en el centro, por ejemplo.

2. Cerro Centinela

El Centinela. Foto del celular
El Centinela. Foto con mi celular

El “Centinela” es otro fenómeno de la naturaleza. Una piedra en posición vertical de casi 7 metros, apoyada en una base bastante pequeña para su tamaño, de 72 toneladas aproximadamente.

Se puede subir a la “aerosilla” para apreciar las hermosas vistas de la Ciudad en el “Salón de la Cumbre” un restaurante panorámico. Opté por no subir ya que no me pareció necesario, desde otros lugares se puede disfrutar también de las vistas que esta hermosa ciudad nos ofrece. Va en los gustos de cada uno.

Se puede apreciar, no solo en este cerro, sino en cada parada, gente tomando mates. Nosotros aprovechamos el solcito e hicimos nuestra «parada matera» bien enfrente del “Centinela”.

3. Monte Calvario

Monte Calvario - Foto con mi celular
Monte Calvario – Foto con mi celular

Es el tercero en importancia a nivel mundial, representa una de las atracciones principales de la Ciudad. Al subir sus escaleras principales se puede apreciar una imponente escultura de Cristo en la Cruz (22 metros de altura). Se puede recorrer también las estaciones del Via Crucis, en medio de la tranquilidad que la naturaleza nos ofrece.

Aquí está también la primera Capilla Sudamericana dedicada a Santa Gemma y una réplica de La Virgen de Lourdes.
Según me comentaron, el monte en Pascuas se llena de gente de todos lados, pudiendo recibir hasta 50 mil personas en los 4 días!

Fue uno de mis lugares preferidos para conectarme con la naturaleza, respirar aire puro, escuchar el tan reparador silencio, relajarme en medio de los árboles y una hermosa vista de la ciudad (claro, mates de por medio en perfecta compañía).

4. Parque Independencia + Castillo Morisco

Vista desde el Castillo Morisco. Foto con mi celular
Vista desde el Castillo Morisco. Foto con mi celular

Imponente es la entrada al parque, una portada de granito estilo renacentista, donada por la colectividad italiana para el primer centenario de la ciudad.

Una vez en la cima (luego de haber subido por un camino arbolado hermoso) se puede acceder al Castillo Morisco, el mirador por excelencia de Tandil. Tuvimos la suerte de llegar al atardecer, por lo que vimos la ciudad de día y de noche, disfrutando de la magnífica vista del sol yéndose, dándole espacio en la noche a una luna llena perfecta.

5. Dique y Lago del Fuerte

Es un espejo artificial de agua, creado a partir de una represa, construida en el año 1962 para evitar los aluviones de agua a la ciudad. Actividades varias se pueden practicar: Pesca, canotaje, windsurf, caminatas por la senda aeróbica que lo rodea, con sus estaciones para elongar, y hacer diferentes rutinas físicas. En el centro se puede apreciar un Geiser, obviamente, también artificial.

6. Monumento a «El Quijote» Dos esculturas de hierro, emplazadas en el sector donde se encuentra el Molino de Viento, con una espectacular vista al Lago del Fuerte. Es una obra de arte que no se puede dejar de conocer.

7. Productos Regionales

No solo las sierras han hecho famosa a Tandil. La ciudad cuenta también con una deliciosa y atractiva oferta de productos regionales como salamines, fiambres, quesos, cervezas, vinos, dulces y alfajores.

 (sí, lo termino en 7 porque es mi número preferido y porque no siempre tienen que ser TOP 10, no?!)

Por las callecitas de Tandil - Foto con mi celular
Por las callecitas de Tandil – Foto con mi celular

Sin lugar a dudas voy a volver, no solo porque quiero recorrer más (y más, y más…), sino para visitar a esas personitas que a uno siempre le gusta tener cerca… mates, charlas y guitarra de por medio 🙂

COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos:

Responsable: Florencia Zaccagnino
Finalidad: Recibir y responder comentarios
Legitimación: Tu consentimiento 
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. 
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos
Contacto: contacto@viajeydescubra.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.