«Que tentación yo me voy al Bolsón
reservé por ahí una gran suite…» ♪ ♪ ♪

Partimos desde Bariloche el día de la primavera en busca de aventura. (Consejo: cuidado cuando le piden algo al Universo porque SEGURAMENTE se cumpla!)

Conocimos a nuestro couch Fifo del que ya les conté en el post anterior y al día siguiente partimos rumbo al Cajón Azul… Para ahorrar camino nos metimos por medio de la chacra de un amigo de nuestro couch, un vasco simpático que nos hizo cambiar de rumbo. Nos recomendó subir al Refugio Dedo Gordo, que si bien estaba cerrado estaba habitable, que era fácil, que era un camino placentero. Yo creo que no lo debe haber hecho nunca… Que se lo debe haber dicho «un amigo de un amigo de un primo de su tía» y le llegó mal la información…. Lo más lejos de placentero que viví en mi vida.

Viaje & Descubra
Arrancamos a caminar a las 9.30 AM desde el Cidep en Mallin Ahogado. Habremos llegado a Wharton tipo 11, desde donde salen todos los caminos a los refugios. Atravesamos puentes colgantes muy desafiantes (tiene maderas rotas, varias salidas, y como si fuera poco, está inclinado hacia un costado). Se puede atravesar de a una persona a la vez y sin balancearse… A su lado hay un puente en perfectas condiciones pero… no les dije que fuimos en busca de aventura?

MIRÁ TAMBIÉN: QUÉ VER Y HACER EN EL BOLSÓN

Llegamos a un punto de inflexión. Teníamos que decidir: 6 refugios para la izquierda. Dedo Gordo para la derecha. Adivinen cual tomamos…. (nótese que, INCLUSIVE, tenía un cartel de «cerrado»). Le teníamos mucha fe a los comentarios de nuestro amigo/enemigo el vasco.

Viaje & Descubra

Sin mucha información sobre la altura del refugio, ni como era el camino, ni buscamos fotos, no nada, arrancamos no más. Sí fuimos precavidos y le avisamos a la familia de la chacra que está bien pegadita a la tranquera de subida al Dedo Gordo que éramos tres y que estábamos subiendo por una noche.

Empezamos con la subida. A esta altura esta porteña ya estaba un poco cansada, pero pedí aventura y quería dar todo de mi. Seguimos subiendo, subiendo, subiendo, subiendo, subiend….. Y empecé a alucinar: veía «espejismos de refugio» por todos lados, eran solo troncos y más troncos. Las marcas rojas que marcaban nuestro camino me dejaban tranquila: «a algún lado vamos a llegar, no sé cuando ni como, pero vamos en dirección correcta».

Ni idea cuantas horas hacía que estábamos subiendo. Porque literalmente era eso, subir, caminos hiper-mega-archi-empinados en medio de una montaña llena (llena!) de árboles. Por suerte el clima nos acompañaba, un sol hermoso que hacía la subida mas llevadera (mentira, lo digo solo para no ser tan dramática) pum pum pum (gotas cayendo en mi debilitado cuerpecito). Lluvia. Para que habré hablado. Seguimos subiendo.

Viaje & Descubra

«La quedo acá» pensaba. O muero de un ataque cardio respiratorio o muero de hipotermia.

– «La bolsa de dormir no aguantará? Me quedo bien tapadita y cuando recupere las fuerzas (si algún día lo hacía) sigo subiendo, o bajando, lo cual era más lógico».

-«No, Flor, dale, vos podes, es una montaña. Con las pérdidas que venís soportando, una montaña no puede hacerte rendir. Dale Flor, daleeeee!», me decía a mi misma, voces internas que le confesé a Jenni tan pronto tuve capacidad respiratoria para comunicarme.

Debo decir que Jenni es un duende, no cabe otra. Hizo toda la subida en perfecto estado, y alentándonos a Fifo y a mí a seguir (a base de mentiras tales como «ya falta poco, les juro que no falta mucho, última subida, arriba está el paraíso, …) pero fue vital su compañía para que yo pudiera lograrlo.

Mi reloj biológico me decía que ya habíamos caminado varias horas: tres? cuatro? veinticinco? Da igual, quería llegar a ese maldito refugio!!!

Viaje & Descubra
Nieve. Por si faltaba algo más para adornar la eterna subida. No solo caía nieve, sino que a medida que seguíamos avanzando notábamos que estaba la montaña toda cubierta.

Cuando escuché a Fifo que iba más adelante gritar «edificiooooo» (entiéndase: «refugiooooo») saltaba de felicidad (mentira, no podía saltar). Me invadió una sensación de auto realización…. Uffffff! Jenni me miró, me abrazó, y me dijo que estaba orgullosa de mi. Y yo también. Seguí a pesar de todos las trabas mentales, y siempre haciendo chistes, riéndome, al borde del llanto, pero ahí estaba, paradita frente al bendito, pequeño, ansiado y hermoso refugio.

Habremos tardado 5 horas en subir, con paradas inclusive. No había estado tan mal después de todo.

Mates recién hechos, horno a leña prendido y 4 chicos que huyeron de sus vidas bolsoneras para pasar unos días en el refugio. Bella, Juje, Taiu y Paloma de entre 15 y 18 años… Me sorprende la nueva generación. Leímos fragmentos de libros y filosofábamos abiertamente. Eduardo Galeano. Osho. La vida. El amor. Historias familiares. No fue casual estar todos ahí en ese mismo momento. La profundidad que se logró en esas charlas valió todo el esfuerzo de la subida.

Viaje & Descubra
Se hizo la noche, olla popular de arroz con «todo lo que cada uno llevó», tomando agua del arroyo. Ir al baño era toda una travesía, no solo porque era baño seco, sino porque era a la intemperie y te re cagabas de frío para llegar. Pero la vida es un sin fin de experiencias y esta era una más. Bienvenida sea.

Viaje & Descubra
A dormir. Cucharitas por doquier para apaliar el frío, cada uno dentro de su bolsa de dormir pero por poco que dormíamos apilados. No se olviden que el refugio estaba cerrado (sin “refugieros”) y a la hora de dormir nadie se iba a quedar metiendo leña para calefaccionar el hogar.

Se hizo la mañana y escucho viento, MUCHO viento. Abro un ojo y veo terrible tormenta de nieve. «Listo, lo que nos faltaba. Y si nos quedamos a vivir acá arriba?». Mi mente se fue a la infancia y recordó el cuento de los tres chanchitos… Empecé a recorrer visualmente el refugio para ver si iba a aguantar semejante tormenta de nieve. Si, parecía firme pero… «Hay que bajar. Mejor ahora antes de que acumule mucha más nieve» dijo Jenni, que como tiene mucha experiencia de montaña (y es un duende) no quise contradecir.

Viaje & Descubra

Esperamos que bajara un poco el viento y después de desayunar el arroz de la noche anterior (si, no había mucho más) emprendimos el regreso. Nos acompañaron Taiu y Paloma. Estaba todo cubierto de nieve, un espectáculo visual. Un regalo del Universo, mi primera experiencia en la montaña y en un refugio. Agradecida totalmente a la vida y a mi cuerpo que me permitió llegar.

Viaje & Descubra

Bajar obviamente fue mucho más fácil. Arrancamos con nieve hasta la rodilla lo cual amortiguaba las caídas (imagínense todo lo empinado de la subida, ahora en bajada). Culipatin a full! Después llegó el barro. No se imaginan la cantidad de veces que nos patinamos cada uno. Muy divertido! La bajada la hicimos en 3 horas, más o menos. La disfrutamos mucho más, sacamos fotos en el camino y admiramos los hermosos paisajes. En mi vida caminé tanto, pero valió la pena! 

Viaje & Descubra

Más allá de los chistes melodramáticos de mi relato, sepan que es un trekking exigente pero se puede hacer perfectamente, hay que estar en buen estado físico e ir con paciencia. Si quieren uno más tranqui y con paisaje más lindo pueden hacer el Cajón del Azul (que quedará para mi próxima visita al sur).

Nota Importante para todos aquellos que quieren hacer refugios:
Esto debería haberlo sabido antes!!!

  • El Refugio Dedo Gordo se encuentra a aproximadamente 1500 msnm (= metros sobre nivel del mar).
  • Antes de salir deben anotarse en la Oficina de Informes de Montaña en el CAP (Club Andino Piltriquitrón) o en la Oficina de Turismo (en San Martín y Roca, frente a la Plaza Pagano)
  • En temporada alta se recomienda consultar disponibilidad en la Oficina de Informes de Montaña o en la Oficina de Turismo,  ya que puede estar lleno (tiene capacidad para 10/12 personas)
  • Llevar calzado adecuado (botas de trekking o similar), bolsa de dormir, agua (de todas maneras se puede cargar en los arroyitos pero es mejor llevar por las dudas), víveres y abrigo extra.
  • Más Información: Club Andino Piltriquitrón: Oficina de Montaña (02944) 492600. E-mail: capiltriquitron@elbolson.com / Secretaría de Turismo de El Bolsón www.elbolson.gov.ar

Te dejo un post de unos grandes colegas sobre qué ver en El Bolsón. 


Aguardo sus comentarios!

¿Hicieron alguna vez Trekking?
¿Escalaron una montaña? 🙂


 

 

25 COMENTARIOS

  1. ¡Gracias por tu magnífico relato! Conozco la zona pero nunca me animé a trekkings largos . Llegué amitad de camino hacia el cajón del Azul. Lo tengo pendiente.
    Seguí viajando aventurándote y contando.
    Besos

  2. jajaja….me hiciste reir mucho porque hace unos años que camino o corro la montaña y me ha pasado eso…conozco varios refugios de el bolson pero no ese….estoy entre el dedo gordo y los laguitos…seguramente este finde lo haga.
    gracias ysaludos

  3. Que linda aventura. Yo he recorrido varios refugios. El dedo gordo está pendiente, cómo los laguitos. Siempre anduve solo en las montañas. He caminado hasta 11 hs al día y he hecho hasta 46 KMS en un día. Ah tengo 57 años y peso 100 kg. Soy de Playa Union en Chubut. Si puedo iré en febrero y quizás hasta me quede a vivir en El Bolsón. Seré normal? O estaré loco? Ja ja ja

  4. Me encantó tu relato. Llegué acá buscando info del refugio DEDO GORDO.
    En un viaje anterior hice PLAYITA- CAJON DEL AZUL y HIELO AZUL. Son hermosos los 3.
    Veré si me atrevo a este refugio. Gracias por la info
    Vivian de Mar del Plata

  5. Hola Flor. Muy divertido tu relato. Me gustó. Esa es la finalidad: disfrutar el momento. Una aventura no se prepara. Se enfrenta con ganas de superar lo que venga. ( Adrenalina jaja) Yo tengo 56 años y me queda conocer el Dedo, la Horqueta, los Laguitos y el Motoco. Este fin de año lo haré. Que lindo sería cruzarnos en una aventura no?Un beso

  6. Tengo 64 años…nada de experiencia de trekking…a instancias de mi hermana menor Rosa (50 años) fuimos al Bolson con mi hijo (37) y una amiga.(55) aviso de subida en Informe de Montaña…etc.comenzamos la caminata desde Warton…guau que camino arduo pero que bellezas a contemplar..tengo vertigo y soy miedosa pero me propuse vencerlos y paso a paso la adrenalina de llegar a La Playita fue ganándole a los miedos…pasé las pasarelas …que emoción …Falto metros para llegar …no pudo ser…mi amiga se resbaló, un golpe fuerte y muy doloroso nos hizo solicitar ayuda, regresar en ambulancia las 2, mi hermana y mi hijo bajaron…Muchas Gracias a Patrulla de Rescate de Montaña (bomberos, policias, medicos, enfermeros) por su trabajo y humanidad. Hoy mi amiga operada por fractura de tibia y perone, recuperandose..A pesar de esto mi experiencia fue enriquecedora… con entrenamiento volveré para llegar hasta ….no sé…lo contaré después…Ah…mi hermana y mi cuñado fueron estos dias atrás a El Bolson y llegaron a Retamales y están volviendo a Cipolletti.

  7. Me encanto tu historia 🙂 yo voy a hacer en noviembre hielo cajon laguitos retamal y terminar en dedo gordo. me gustaria saber q tal seria el recorrido de retamal a dedo gordo. muy buenas fotos

  8. Encontré esto buscando información sobre dedo gordo. Para mi fue debut hace una semana y la verdad también creí que me moría. Salimos de warton a las 8.30 aprox. Y llegamos al refugio a las 13.30. De ahí subimos hasta la pre cumbre ( ppr lo que me dijeron) y bajamos a retamal. Recomiendo que la próxima vez que vayas, si todavía no fuiste, hagas esa bajada que es increíble! Alucinante el paisaje aunque bastabte jodido el camino. Saludos!

    • Hola felicidades! Hace unos años hicimos con mi compañero desde Warton,, Dedo Gordo (noche) _ Retamal (noche), pasamos por El Cajob y la Playita de regreso. Después de la subida al Dedo Gordo y la bajada al Retamal, creo que todo es posible. Tardamos un poco más de lo que ustedes dicen pero teníamos por entonces 55 y 58 años…. increíble experiencia. Esa bajada desde la pre cumbre del Dedo Gordo 9valga aclarar que lo veo a diario desde mi ventana), esa bajada es la experiencia más extrema de montaña que vivimos en mi vida… gracias por compartir

  9. Grácias por compartirlo! creo que intentaré hacer el mismo recorrido, suena tentador! 😀 y me he reido bastante con la historia. muy divertida tu forma de escribir!
    un saludo 🙂

  10. me encantó esta historia, Fifo tienes que darme muchos tips como éste para el próximo viaje, me alegra saber que al fin y al cabo del drama que tuviste que pasar, jajajaja pues la pasaron genial, esa es la idea, gracias por compartir 🙂

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos:

Responsable: Florencia Zaccagnino
Finalidad: Recibir y responder comentarios
Legitimación: Tu consentimiento 
Destinatarios: No se cederán datos a terceros, salvo obligación legal. 
Derechos: Tienes derecho a acceder, rectificar y suprimir tus datos
Contacto: contacto@viajeydescubra.com

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.