Si hay algo de lo que hace rato quería escribir y no me hacía el tiempo era el de la higiene femenina y específicamente a la menstruación.

Armando la mochila para mi próximo viaje la ví y me senté a escribir. Mucha gente todavía no la conoce y es una solución a muuuuuuuuuuchos problemas!

Antes de conocerla solía llevarme cajas de tampones a donde fuera que vaya para tener siempre a mano o por miedo a no conseguir (hay países donde no es tan fácil!). Más bien por una cuestión práctiva y de ahorrar espacio me puse a investigar. Así fue como conocí a la “copa menstrual”

Mi (nueva) mi mejor amiga

  • No ocupa nada de espacio, y es re liviana!
  • Super práctica
  • Es cómoda
  • Es ecológica (se puede reutilizar y no genera desechos!)
  • Es amigable con tu cuerpo (sabes la cantidad de químicos que tienen los tampones y las toallitas?)
  • Es barata (sale cerca de $450 pesos y dura, mínimo, 5 años!)
  • Se puede usar en todo momento (actividades deportivas, en el mar, durmiendo, escalando, corriendo, lo que se te ocurra!)

Al principio lleva tiempo agarrarle la mano para ponerla o sacarla. Hay que tener paciencia… como cuando aprendimos a usar tampones, no?

Yo la uso hace ya dos años y es lo mejor!

Hay muchas marcas, todas muy similares. Lo importante es que al comprar te fijes que sea de silicona medica e hipoalergénica (nada de comprar algunas marcas chinas que son de latex!!!)

Vienen de diferentes talles dependiendo la marca. Cuando compres seguramente te preguntarán tu edad y si has tenido o no partos (natural o por cesárea).

Ejemplo de talles de Maggacup
Ejemplo de talles de una marca argentina

Usarla es muy sencillo, se esteriliza una vez que comienza el ciclo. Luego, cada vez que la retiras para vaciarla (cada 5 o 12 horas, depende de tu ciclo) la enjuagas con agua potable y está lista para volver a colocar.

En Europa ya es un boom hace años, a Argentina llegó recién en el 2013! Ojalá todas las chicas empiecen a probarla porque, posta, es un antes y un después!

Y vos: ¿ya la conoces? Dejame tus comentarios aquí debajo!!!

blog de viajes, reflexiones, viaje y descubra, viajar sola, viajar, escribir

Te invito a leer también “Una mujer viajando sola? Sí, y es una excelente experiencia” 

5 COMENTARIOS

  1. Yo la uso desde hace 1 año y es el mejor descubrimiento que he hecho. Sin embargo nunca he viajado por más de un mes y no se como podría esterilizarla cuando viajamos como mochileras (yo la pongo a hervir por 10 minutos), no sé si tengas algún consejo para esterilizar la copa cuando estas por fuera de casa.
    Gracias!

    • Gracias Pancha por tu mensaje!
      Es excelente! Mira, lo ideal es tener una botella de agua contigo cuando vas al baño para limpiarla luego de vaciarla, ahí no necesitas esterilizar pero SI cuando llega un mes guardada y tienes que volver a usarla. Si no puedes hervirla hay unas pastillas que se compran para esterilizar el agua.

      Es cierto que viajando hay que ser mucho más cuidadosa con la higiene, lavarse más las manos, utilizar alcohol en gel para limpiartelas bien antes de maniobrar la copita. Estando en hostels lo que hacía era poner agua a hervir y me llevaba la copita en una taza y la llenaba con el agua hirviendo un buen rato (en los lugares donde no daba poner la copita directamente a hervir).

      De todas maneras, siempre, lo mejor es charlarlo con tu ginecóloga 🙂
      Abrazos!

  2. Tal cual Florencia! Ya hace casi 2 años que utilizo la copa menstrual, y no la cambio por nada! Es lo más cómodo, ecológico y sano que podemos hacer por nuestro cuerpo y por la preservación de nuestro medio ambiente. Se calcula que una mujer durante su vida fértil llega a utilizar alrededor de 15.000 toallas femeninas (cifra similar en tampones)
    Lo que agregaría para tener a la hora de comprar una es que además de que sea hipoalergénica, es que no tenga relieves por fuera y que la terminación de la copa no sea ahuecada por dentro (porque costará más limpiarla)
    Saludos!
    Gabriela

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here